martes, 26 de junio de 2012

Lecturas estivales...

Lo que esconde tu nombre. Cuando elegí esta novela en la biblioteca creí que iba a ser otra cosa, ya que en su tapa posterior leí: “Un subyugante relato de terror sin efectos sobrenaturales, es también, y ante todo, una absorbente novela sobre la memoria y la redención de la culpa”. Os voy a poner un poco de la trama para que sepáis de qué va.  Sandra ha decidido retirarse a un pueblo de la costa levantina: ha dejado el trabajo y, embarazada, pasa los días intentando aplazar la decisión de qué hacer con su vida. En la playa conoce a un matrimonio de octogenarios noruegos que parecen la solución a los problemas de Sandra. Julián, un anciano que acaba de llegar de Argentina, superviviente del campo de exterminio de Mauthausen, sigue paso a paso las idas y venidas de los noruegos. Un día Julián aborda a Sandra y le revela detalles de un pasado que a Sandra sólo le suenan por alguna película o algún documental: horrores en blanco y negro que no tienen nada que ver con ella. Aunque el relato de Julián le parece a Sandra descabellado, empezará a mirar de una forma nueva a los amigos, las palabras y los silencios de la pareja de ancianos.  No es una novela histórica. Mi opinión: Al comienzo la encontré interesante y ciertamente que en dos días he terminado el libro, pero según se acercaba el final iba decayendo la intriga, a veces resultaba lenta, creo que el argumento daba para más. La he encontrado entretenida, pero nada más. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Que veinte años no es nada, de Marta Rivera de la Cruz. Reseña: El famoso escritor Cósimo Herrera, eterno candidato a un Nobel que no llega nunca, decide retirarse a Ribanova, una pequeña ciudad de provincias apartada y brumosa. Allí conocerá a Luisa, una muchacha veinte años más joven, y que desde el primer momento sentirá por el forastero un amor tan apasionado como imposible. Mi opinión: Una novela con un número inmenso de personajes que se desarrolla muy lentamente. También me la he leído en muy poco tiempo, pero no me ha mantenido tan interesada como yo pensaba. Es una lectura entretenida para pasar un buen rato en estos días tan calurosos. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- (No encuentro la manera de que se refleje en el blog la escritura tal y como yo la hago, con punto y aparte y con espacios entre la redacción, aquí sale todo seguidito, lo siento)

miércoles, 13 de junio de 2012

Ya está terminada...

Otra labor terminada y he trabajado en ella muy a gusto. Además estoy muy contenta porque no ha llegado a dos meses. Me llevé la labor al extranjero y ganchilleé en vacaciones, y siempre que me he ido desplazando ha venido conmigo así que he aprovechado todos los ratos posibles. Ha sido muy entretenido combinar colores, terminar restos de lanas de trabajos anteriores y como han sido todas del mismo grosor he necesitado volver a comprar nuevas madejas, así que vuelvo a tener mis cajas a medias ya que nunca se vacían. En total he necesitado 264 redondeles.

lunes, 11 de junio de 2012

Un bolso y otras pequeñeces...

Como de la manta ya no me queda más que el ribete final, para descansar de labor grande, me he entretenido con estas labores pequeñas. Son unas bolas para hacer malabares, una carterita para una niña y un bolso, para mi o para mis hijas, ahora que llega el buen tiempo apetece llevar estos bolsos tan prácticos y que no pesan nada.

miércoles, 6 de junio de 2012

Ya falta poquito...

Trabajando unas cuantas horas cada día, he conseguido unir ya más de doscientos grannys, creo que me quedan alrededor de 30 para llegar al final. La que va a ser su dueña y lo disfrutará en su casa, se decidió por ponerlo sobre una cama y las medidas son 90 centímetros por 2 metros. Así que todavía tengo que hacer alguna combinación más, he procurado que no haya ninguno repetido, en la fotografía algunos se asemejan pero al natural se ve perfectamente que los colores son distintos. Aunque es una labor bastante grande, realmente trabajo con comodidad ya que coloco la colcha encima de una mesita auxiliar y no soporto ni el peso ni me da calor.