martes, 29 de noviembre de 2011

Siguiendo con el punto...




Por fin parece que el invierno hace acto de presencia.
Me he tejido este cuello con una madeja de 100 gramos, está hecho con punto bobo, y es super agradable, muy calentito y en unos tonos que combinan con cualquier ropa.
Ahora me ha dado por el punto, además son labores que no las dejo abandonadas, como se terminan pronto da gusto.

Tengo que retomar la costura, porque a primeros de año me preparé una lista con todo lo que tenía empezado, con el propósito y la ilusión de ir terminando varias cosas, la ilusión la mantengo pero el año se está acabando y la lista ha disminuido muy poco.
Claro que comencé y terminé cosas nuevas que generalmente es lo que más me gusta.
Para el próximo 2012 intentaré otra vez terminar los asuntos pendientes ¡Ojalá lo consiga!

viernes, 25 de noviembre de 2011

Bufanda de volantes...




Con un par de madejas de lanas Stop, he hecho esta bufanda, que a la vez que abriga el cuello luce y adorna la ropa.

La he tejido con agujas del nº 10 y queda muy esponjosa.Este invierno parece que veremos muchas.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

La canción de Dorotea...





Al principio promete pero enseguida se me hizo pesado, la protagonista tiene muchos devaneos de cabeza, no sabe solucionar sus problemas, hace como el avestruz que esconde la cabeza.

No he querido dejarlo a medias y lo he terminado, pero varias veces he estado a punto de dejarlo y devolverlo a la biblioteca.

Ya me ha ocurrido otras veces, que me gustan más los finalistas del Planeta que los ganadores.

Un final decepcionante.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Una sonrisa...






Una sonrisa para el fin de semana...

¿de verdad creéis que las mujeres somos así, tan detallistas y puntillosas?

Ciertamente que a veces los maridos no se enteran ni cuando estrenamos un jersey, un bolso o unos zapatos...

Y a veces ellos combinan fatal el pantalón con el color de su camisa...

Esos detalles para ellos son insignificantes, y nosotras los seguimos queriendo igualmente con sus despistes.

lunes, 14 de noviembre de 2011

El bolígrafo de gel verde.


Este es otro de los muchos libros que he encontrado visitando blogs de lectura.
Lo busqué en la biblioteca y me pareció muy curioso el comentario de la contraportada donde decía que este libro no había recibido ningún premio literario –ni conocido ni desconocido- y el hecho de que el autor fue promocionándose en las puertas de las librerías.
Como había encontrado bastantes referencias sobre el mismo y todas muy buenas lo empecé con mucho entusiasmo, pero a veces ocurre que las expectativas son muchas, y no voy a decir que me haya defraudado, pero esperaba algo más de él.
Lo he leído en pocos días, pero nada me impedía dejarlo para hacer otra cosa, volvía a retomarlo y algunos pasajes sobre todo del final me parecieron demasiado largos e idílicos al mismo tiempo.


Sinopsis:
"El bolígrafo de gel verde" es la primera y trabajada novela de Eloy Moreno. En primera persona, y sin que el lector llegue a conocer su nombre, el protagonista nos cuenta su historia de cómo se vio atrapado en la rutina de una vida cotidiana, previsible, neurótica que lo ahogaba hasta el punto de tener la necesidad imperiosa de romper con todo y comenzar de nuevo.

A través de recuerdos de su infancia que entroncarán con su vida reciente y de un episodio obsesivo con un bolígrafo que provocará una mirada a su entorno y el comienzo de todo, el protagonista huye un día de su realidad, de su esposa, de su hijo, de su trabajo para huir lo más lejos posible sin posibilidad de escapar.

Relato lleno de experiencias y de emociones que el común de los lectores pueden entender muy bien. ¿No te has sentido nunca atrapado, sobrepasado por las obligaciones y las ataduras en las que has ido cayendo sin darte cuenta y cuando te das cuenta ya es demasiado tarde? Para los jóvenes un aviso, para los demás una puesta en evidencia que te obliga a parar y reflexionar sobre qué obsesión absurda te está sirviendo de motivación cuando nada en tu vida te motiva.

Si lo leéis podréis valorarlo vosotr@s mism@s