miércoles, 29 de junio de 2011

El abanico de Seda





La historia nos la cuenta Lirio Blanco, y nos recuerda como disfrutaba cuando podía correr libre y meter sus pies en un arroyo. Pero alguien les dijo a sus padres que la pequeña tenía unos pies especiales, serían unos lotos perfectos.
Y esto era una gran oportunidad para su familia, que entonces podría casarla con alguien encumbrado.
El libro muestra bien el ambiente que se vivía en esa época y sus costumbres. Una tradición terrible era deformar los pies para que parecieran “lotos”.
Además los hombres adoraban esos pies pequeños, y fueron por siglos el distintivo erótico femenino. Los lotos dorados –pies diminutos- se conseguían tras varios años de horribles sufrimientos.
La autora –Lisa See- nos introduce en la historia de la mujer china ambientada en el siglo XIX, cuando las estrictas costumbres orientales hacían de la mujer un objeto de sumisión total en favor de la familia, de las necesidades del hombre y, posteriormente de las mujeres dominantes de la casa. Este libro nos cuenta la historia de la amistad de dos niñas, Lirio Blanco y Flor de Nieve, en una pequeña aldea de China a principios del siglo XIX donde las mujeres solían pasar de la tutela del padre, a la del marido y de ahí a la del hijo. Cuando se casaban abandonaban la casa natal y si la suegra no las quería, las maltrataría, y si no se habían casado con el hijo mayor, la esposa de éste podía también mandar sobre ellas.
El único lugar donde podrían encontrar cariño, comprensión y amistad, era en una “loatong” (almas gemelas) un vínculo más fuerte que cualquier otro, incluso el matrimonio, una unión sagrada de almas para toda la vida. Una mujer con quien se hermanaban y se comunicaban a través de una escritura, llamada Nu Shu solamente conocida por las mujeres.
------------------------------------------------------------------------------------
Lo he leído muy a gusto, desde el principio me sentí interesada, y no encontraba momento de dejarlo, en cuanto tenía un ratito libre iba a por él. Aunque a veces se pone la piel de gallina leyendo ciertas escenas... sin embargo diré que me ha parecido un relato maravilloso porque su autora describe las vidas de los personajes con una mezcla de dulzura y resignación, claro que vista desde nuestros días nos parece una cultura incomprensible.
Que conste que durante el tiempo de lectura me he mirado los pies muchas veces.
-------------------------------------------------------------------------------------

domingo, 26 de junio de 2011

Fin de semana bien aprovechado...



El Señor Ibrahim y las flores del Corán es un libro breve pero muy intenso, cuenta con apenas 70 páginas que su autor, Eric-Emmanuel Schmitt ha llenado de emociones y sentimientos. Sin duda, una joya que no debe pasar de largo.

Este libro se desarrolla durante los años 60, en un barrio obrero de las afueras de París, sus protagonistas son un niño judío y un viejo musulmán.
El niño es huérfano y vive con su padre, una persona triste y sumida en depresiones. Cuando Momo es abandonado por su padre, la única persona adulta que entra en su vida es el tendero Ibrahim, un hombre que le toma afecto y le enseña a comprender la vida y las inmensas ocasiones de ser feliz.
De este libro se rodó una película con Omar Sharif en el papel del tendero.
Contrariamente a lo esperado, no es un libro sobre la religión o sobre el acercamiento de los enemigos. Lo que es, en el fondo, es un libro sobre el amor.

Hay muchas momentos que te hace sonreir y tiene golpes de humor: "Zas, sonrisa" es uno de ellos.
Os lo recomiendo, me lo he pasado muy bien porque es muy entretenido, es corto y se lee con mucho gusto, tiene un mensaje muy clarito sobre la vida disfrutada sin prisas.

¡Buen domingo!

viernes, 24 de junio de 2011

No coso, pero leo...



Estos días en que estoy acompañada por varios gremios (léase albañiles, fontaneros, carpinteros) como en casa todo está super revuelto, y no puedo limpiar ni ordenar nada, me siento a leer tranquilamente.

Os recomiendo este libro: El lector

ARGUMENTO:

Un adolescente se enamora de una mujer madura que le dobla la edad. Cada día, antes de hacer el amor, la mujer le pide que lea en voz alta, novelas, dramas, poemas, viven en una habitación alemana y fría de posguerra. Se separan, pasan los años y el muchacho se convierte en un estudiante de derecho que asiste por casualidad al juicio en el que su antiguo amor es condenada por crímenes nazis.

MI OPINIÓN:

Me llamó la atención la sencillez con que el autor relata a veces temas muy profundos.
Es una novela sencilla pero a la vez llena de sentimientos encontrados.
Me parece una obra maestra necesaria de leer para entender ó crearnos interrogantes sobre los sentimientos de las personas que vivieron unos hechos que les marcó de por vida.
La responsabilidad individual frente a los crímenes nazis. El autor parece que deja flotando la pregunta y la respuesta entre las páginas: ¿la ejecución de los judíos puede entenderse sólo como un deber para los soldados subalternos? ¿Pueden quedar libres de culpa quienes fueron mandados a hacerlo? Y en el caso de Hanna, una mujer analfabeta ¿tiene ella la misma responsabilidad que el resto? ¿Hasta qué punto se hace justicia cuando se castiga a quienes no han sido los verdaderos cerebros de los hechos?
La he leído con mucho interés, os la recomiendo.
Luego cada cual tendrá su propia opinión.

domingo, 19 de junio de 2011

Ausente por obras...



¡Cuanto tiempo sin venir por aquí! Teniendo albañiles en casa, no hay tiempo para el ordenador... me comprendeis, ¿verdad?
Sólo entro un momento para saludaros, pero mañana más de los mismo, así que volveré a estar desconectada otra vez.
Cuando terminen quedará todo muy bonito, pero mientras tanto hay que tener paciencia.